icono-texto

Escrito en Notas Cortas.

El Sistema Oseo de los humanos es el armazón que proporciona la consistencias al cuerpo, que esta constituido por partes duras y sólidas llamadas huesos, que se encuentran entrelazados con músculos, cartílagos y articulaciones que conforman una prodigiosa unidad anatómica el cual da un soporte al cuerpo humano.

El Sistema Oseo no se limita en brindar la sustentación o el soporte a las partes blandas de nuestro organismo, sirve además como punto de inserción para la musculatura, el cual hace posible los movimientos y los cambios de posición que nos sorprende día con día, también nos protege contra los innumerables agentes o circunstancias exteriores al resguardar los delicados órganos internos del cuerpo.

Los Huesos no son tejido muertos e inactivos, puesto que su aspecto duro, seco y casi sin ausencia de color, pues se puede considerar centros de producción orgánica de enorme importancia.

Al analizar su exterior podemos concluir que son insensibles y muertos pero al examinar su interior, nos topamos con un tejido esponjoso y flexible donde abundan vasos sanguíneos que nutren al tejido óseo.

La impresión de los huesos que conforman al sistema óseo es completamente rígida, pero cuando este sistema inicia el más simple de los movimientos resulta que hay un extraordinario comportamiento que es sólo el preludio de acciones más complejas.

Frente-Sistema Oseo

icono-comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *