icono-texto

Escrito en Notas Cortas.

El Callejón del Muerto en la Leyendas Mexicanas, también conocido como callejón de Alzures vivía don Tristán Alzures, quien fue hijo de Tristán Lope de ázures “El Viejo” comerciante muy respetado que murió dando ejemplo de vivir como buen cristiano y dejando a Tristán como heredero.

Cuentan los vecinos que después del toque de ánima un alma penando en la calle vaga, En una noche don trístán llegó a su casa resuelto a hablar con el espectro y ya cerca de las ocho preparado y dispuesto, lanzase por el solitario callejón Haciendo un viril esfuerzo hasta llegar al espectro:

“En nombre de Dios, te exijo que digas la pena que te hace vagar en este mundo”. Lanza el espectro un gemido y lentamente va diciendo: “Dios manda que para darle descanso a mi alma, debo confesar mi delito y que me acuse y que se cumpla en mi cuerpo la terrible para que mi alma pueda morar en el cielo”

El espectro le entrega una caja pequeña y le pide que sin abrirla la lleve al arzobispo. Ya con el cofre en su poder, el arzobispo procede a abrirlo encuentra u pergamino, lo extiende y da comienza a la lectura:

“Yo tristán Lope de Alurer, declaro haber dado muerte a mi amigo y compañero Fernán Gómez, propietario de rica minas y haciendas, las que con su muerte pasaron a mi poder. La victima que esta enterrada en el patio de mi casa, merece ser enterrada en sagrado y yo mi sepultura en algún templo”

Por disposición del Santo Oficio se ordenó desenterrar los cuerpos, que el de Alzures quede suspendido en la horca levantada en la casa de esta calle.

Don tristán Alzures y los vecinos con sorpresa reconocen al muerto que por las noches andaba en pena, desde aquella noche no volvieron los vecinos a ver apariciones ni escuchar tristes gemidos.

icono-comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *