icono-texto

La expedición de Hernán Cortés hacia México Tenochtitlan – Historia de México 1

La expedición de Hernán Cortés hacia México Tenochtitlan fue una empresa militar y colonizadora liderada por Hernán Cortés y realizada entre 1519 y 1521. La ruta de la expedición fue la siguiente:

  1. Cortés zarpó de Cuba con un grupo de 600 hombres en 1519.
  2. Desembarcó en la península de Yucatán y llegó a la ciudad de Cozumel.
  3. Desde Cozumel, Cortés se dirigió hacia el interior de la península de Yucatán, donde tuvo contacto con los mayas y los tzotziles.
  4. En 1519, Cortés llegó a la ciudad de Tabasco, donde tuvo su primer contacto con los mexicas.
  5. Desde Tabasco, Cortés se dirigió hacia la región de Tlaxcala, donde hizo alianzas con los tlaxcaltecas.
  6. En 1519, Cortés llegó a la ciudad de México Tenochtitlan, la capital del imperio mexica.
  7. Cortés se estableció en México Tenochtitlan y comenzó a explorar la región.
  8. En 1521, Cortés lideró una expedición para conquistar la ciudad de México Tenochtitlan.

La expedición de Hernán Cortés hacia México Tenochtitlan – Historia de México 1 0

Los Tlaxcaltecas, enemigos de los mexicas, con Xicoténcatl el Joven a la cabeza, presentaron fuerte resistencia a los españoles y sus aliados Totonacas y Zempoaltecas, pero al ser derrotados pactaron la paz y se unieron a la alianza en conjunto con los Huejotzingas gracias al consejos de los tlaxcaltecas, los españoles se prepararon para tomar Cholula.

Con el pretexto de que se planeaba una rebelión, los tlaxcaltecas realizaron una matanza de señores y sacerdotes en la plaza principal. De esta manera se impusieron y, posteriormente, se abrieron paso hacia el valle de México, a través de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl (lugar actualmente conocido como Paso de Cortés) e hicieron un alto en Tlalmanalco e Iztapalapa.

La expedición de Hernán Cortés hacia México Tenochtitlan – Historia de México 1 1

Los conquistadores quedaron asombrados por la belleza de la meseta Anáhuac, zona lacustre cuyas aguas bordeaban islotes poblados de vegetación y fauna exótica, que les recordó a las ciudades encantadas de las novelas de ballería.
En su recorrido encontraron a su paso numerosas construcciones civiles religiosas que impresionaron a los invasores y cuya descripción más viva quedó plasmada en las crónicas escritas por Bernal Díaz del Castillo. Al llegar a México-Tenochtitlan, Cortés escribió al emperador Carlos V
“Que la grandeza y extrañas y maravillosas particularidades de aquella ciudad no eran para creerse, porque aun los que las veían con sus propios ojos no las podían creer con el entendimiento”.
Finalmente, luego de un largo recorrido, el 8 de noviembre, Cortés fue recibido en México-Tenochtitlan por Moctezuma, fue hospedado en el palacio de Axayacatl y ahí trató de imponer la cruz como único símbolo de la religión.
Si bien existía mucha desconfianza por parte de los mexicas, la recepción fue respetuosa y amigable, sin embargo, argumentando que en Veracruz habían asesinado a uno de sus soldados, Cortés tomó prisionero a Moctezuma y a los señores de la Triple Alianza:
Cacamac de Texcoco
Totoquihuatzin de Tlacopan.
Enseguida les exigió vasallaje al rey de España y el pago de tributo en oro y piedras preciosas. Muchos de los conquistadores españoles creían firmemente en la existencia de ciudades doradas y grandes tesoros ocultos en los territorios conquistados.
Razón por el cual iniciaron su búsqueda, ya que Hernán Cortés envió algunos de sus capitanes en busca de oro:
Diego de Ordaz a Coatzacoalcos, Pizarro al norte del país y Gonzalo de Umbría a Oaxaca, quienes exploraron diversas regiones del imperio, lo cual les permitió tener pleno conocimiento sobre los mexicas, su economía, costumbres, organización política y militar.
icono-coments

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Captcha de Google Obligatorio