icono-texto

El Monopolio – Historia de Universal Contemporánea

El monopolio es un tipo de mercado donde hay solo un vendedor frente a muchos compradores (en un mercado de oferta) o un solo comprador frente a varios vendedores (en un mercado de demanda). Cuando un vendedor único se enfrenta a un comprador único, se llama monopolio bilateral. El control completo de todo el mercado por una sola empresa puede deberse a las habilidades y creatividad del empresario, al respaldo de una patente o marca reconocida, al apoyo de medidas proteccionistas y a otras circunstancias fortuitas.

En ocasiones, el Estado se reserva el derecho exclusivo de ciertas actividades económicas, impidiendo que el sector privado participe. Estas actividades pueden ser gestionadas directamente por el Estado o pueden ser cedidas en exclusiva a una empresa, que se convierte así en un monopolio tanto en la práctica como en la legalidad.

Al igual que en la libre competencia, el productor no puede cambiar arbitrariamente el precio de un bien, sino que sólo puede ajustar su cantidad específica de producción de acuerdo con el precio fijado por el mercado para obtener el mayor beneficio posible de él.

El Monopolio – Historia de Universal Contemporánea 0

El monopolista proveedor puede hacerlo. La razón es que los precios dependerán de la oferta agregada, y mientras el monopolista puede ajustarse en esta medida, el productor, que opera en libre competencia, afecta sólo a su oferta particular, representando una parte insignificante de ella. Así, el monopolista dispone de más tiempo, aunque no esté exento de determinadas restricciones. En primer lugar, aunque la política de precios y cantidades se ejerce, sólo se realiza de forma alternada, no simultáneamente, ya que ambas están unidas por una relación funcional, de modo que un cambio en la cantidad implica un cambio en la cantidad. Los cambios en los precios son inevitables y viceversa. dependiendo de la demanda del consumidor y la curva.

En segundo lugar, cualquier manipulación de cantidades implica un cambio en los costos, que debe tenerse en cuenta al buscar el equilibrio del mercado (máximo beneficio). Este método para determinar la situación óptima fue desarrollado y explicado por el economista francés Antoine-Augustin Cournot.

El monopolista puede encontrar una ventaja (como siempre) reduciendo la oferta, lo cual es impensable para un productor que trabaja en un sistema de libre competencia. Al crear una situación de escasez artificial, el precio aumentará. Supongamos que un consumidor pretende comprar 10 unidades del producto por 50 unidades u 8 unidades por 70; Obviamente al monopolista le interesaría limitar la cantidad producida, ya que esto le permitiría alcanzar un ingreso total de 560 en lugar de 500, además de posiblemente reducir los costos unitarios, lo que aumentaría aún más sus ganancias.

En todos los casos, el monopolista debe controlar la elasticidad de la curva de demanda. El éxito de la restricción requiere que el aumento de precios sea mayor que la disminución de la producción, como en el ejemplo anterior, cuando el ingreso total aumentó de 500 a 560. Si la cantidad se reduce de 10 a 8 y el precio aumenta sólo de 50 a 60, el nuevo ingreso total será de 480, que es menor que antes debido a la baja elasticidad de la demanda.

El Monopolio – Historia de Universal Contemporánea 1

Las críticas que a menudo se dirigen a los monopolios se basan en la escasez premeditada que provocan al reducir la producción, dejar ciertos recursos sin explotar y posiblemente conducir a una huelga. Por otro lado, los precios más altos hacen que los consumidores hagan más sacrificios en aras de mayores ganancias para los mayoristas; La consecuencia sería una mayor desigualdad en la distribución del ingreso. El economista estadounidense John Kenneth Galbraith intentó demostrar, a través de su teoría de los controles y contrapesos, que, al menos en su país, las consecuencias no son tan desastrosas de la formación de cooperativas y sociedades de compradores, convirtiendo el mercado en un monopolio bilateral.

Es cierto que es difícil establecer un monopolio de suministro perfecto, ya que generalmente no es posible que una empresa controle completamente el suministro general de un bien o servicio sin ponerlo a disposición de los consumidores la capacidad de evadir las condiciones impuestas. , renunciando al consumo del producto propietario o sustituyéndolo por otro producto de similares características. Más frecuentemente se trata de una competencia monopolística basada en mercados imperfectos (caracterizados por falta de uniformidad de bienes, en los que se producen diferentes calidades, con distinta presentación, etc.)

Debido Es decir, cada productor tiene el monopolio sobre un tipo o calidad de ese bueno pero debe resistir la competencia de otras calidades. La maniobrabilidad de este pseudomonopolista está limitada por ciertas limitaciones que no puede superar y que se derivan del apoyo de sus clientes.

En el caso particular de un monopolio bilateral, el precio final depende de las fuerzas contratantes de las dos personas o grupos que gobiernan respectivamente la oferta y la demanda, así como de la resistencia de los oponentes. El mercado laboral libre corresponde a esta categoría, en la medida en que conlleva libertad para contratar y despedir, con la huelga como medio de lucha para los sindicatos y el confinamiento como arma.

El Monopolio – Historia de Universal Contemporánea 2

1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
loading.gifCargando…
icono-coments

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Captcha de Google Obligatorio