icono-texto

Escrito en Notas Cortas Sin Comentarios.

Hermenegildo Galeana – Héroe de la Independencia de México, nació en el año de 1762 en Tecpan Guerrero. Era administrador de una hacienda de un pariente, su primo lo inició en el movimiento de “Libertad Insurgente” en el año de 1810.

Ingresó al ejército de general José María Morelos a quien tenía en gran estima y que le salvó la vida en uno de los ataques españoles en Cuautla Morelos. LEER MÁS »

icono-texto

Escrito en Notas Cortas Sin Comentarios.

José María Morelos y Pavón – Héroe de la Independencia de México, nació el día 30 de septiembre de 1765 en Valladolid “Hoy Morelia”. Para el año de 1795 entró al colegio de San Nicolés, regido por Miguel Hidalgo y en el año de 1801 ya ocupaba los curatos de Carácuaro y Nicupétaro.

Al iniciarse la guerra de independencia, Hidalgo le encomendó que extendiera el Movimiento por el sur del país. Entre sus más brillantes hechas de armas secuenta el sitio de Cuautla, donde resistió por más de dos meses a las fuerzas de Calleja tomó después Oaxaca y Acapulco. LEER MÁS »

icono-texto

Escrito en Notas Cortas Sin Comentarios.

Leona Vicario – Héroe de la Independecia de México, nació en México en el año de 1787, quedando huérfana desde muy pequeño, fue cuidado por su tío el Lic. Agustín Fernández de San Salvador.

La importancia que tuvo en la guerra de independencia fue la correspondencia que sostenía con Rayón, dándole valiosisima información al respecto a las disposiciones del gobierno virreynal. LEER MÁS »

icono-texto

Escrito en Notas Cortas Sin Comentarios.

La Acta de la Independencia de México.

Había pasado 300 años de la la llegada de Hernán Cortes al gran Imperio Azteca y la conquista de su capital, la gran Tenochtitlan, considerado como un lugar de maravilloso con sus canales e importes pirámides.

El antiguo imperio había desaparecido, en su lugar se levantaba la ciudad de México, considerada como la capital de Nueva España, puesto que era mas poderosa y rica que las colonias españolas de América. Las tierras habían sido dominados y en silencio aceptaban su destino, por dicha razón las autoridades, los hacendados, los comerciantes y los poderosos en general, abusaban arbitrariamente de ellos.

LEER MÁS »